CRITERIOS ERGONÓMICOS PARA LA ADQUISICIÓN DE EQUIPAMIENTO DE OFICINA CARACTERÍSTICAS QUE DEBE CUMPLIR UNA SILLA: La elección debe hacerse en relación a las actividades que el funcionario(a) realiza en su labor, de ello va a depender el tipo de ajuste necesario de la silla, sea este lumbar, de apoya brazos, del ángulo del respaldo, etc.

1. Regulación de la altura de la silla: Es recomendable que la silla cuente con un sistema neumático (a gas) o mecánico (a resorte) que permita que una vez que esté sentado, se pueda regular la altura del cojín. La regulación de altura de la silla debe variar en un rango mínimo que va desde los 38 a los 53 cm., desde el piso a la superficie del asiento, de tal manera que las rodillas estén a nivel, con muslos en horizontal, a la vez que los pies se apoyan firme y cómodamente en el suelo y hasta dar la posibilidad de adaptarse correctamente a la superficie de trabajo. El mecanismo de regulación de altura debe ser fácil de alcanzar y regular mientras el funcionario está sentado.

2. Apoyo lumbar: La silla debe tener apoyo adaptable para la espalda, regulándose hacia adelante-atrás y hacia arriba-abajo para adaptarse al cuerpo. Debe intentarse regular la altura del respaldo de modo que se adapte bien a la curva natural de la espalda. El ángulo del respaldo debe permitir un apoyo amplio y cómodo de la espalda.

3. Base apoyada en 5 puntos: Si se requiere una silla móvil para realizar las tareas, ésta debe tener por lo menos 5 puntos de apoyo con ruedas que giren libremente sobre el piso con un diámetro de la base de sustentación no menor a los 60 cm.

4. Asiento: Al sentarse en la silla, el asiento debe ser más ancho que las caderas y piernas. Es recomendable que al asiento le sobren 2 a 3 centímetros por cada lado. Debe evitarse un asiento muy profundo, pues podría comprimir la zona posterior de sus rodillas y llegar a producir alteraciones de la circulación sanguínea de los pies y piernas. Un asiento muy profundo puede hacer imposible apoyar correctamente la espalda contra el respaldo de la silla. Una buena silla debe tener una curva hacia abajo en la parte delantera del asiento, con lo que se evita presionar por detrás de las rodillas.

5. Inclinación del asiento: Es recomendable que se pueda regular el ángulo del asiento (de 4 a 6 grados) para ayudar a mantener una posición de trabajo equilibrada que impida el desplazamiento del funcionario que la utiliza.

6. Tapiz del asiento: Es conveniente contar con un tapiz de un tejido que permita el paso de humedad, evite el calor y sea fácil de mantener limpio. Generalmente se usa telas de algodón. El tevinil y demás telas sintéticas acumulan la humedad y pueden causar calor e incomodidad.

7. Material de relleno: Idealmente el material de relleno debe ser de alta densidad (como el poliuretano) para disminuir la compresión sobre las tuberosidades isquiáticas, las que en posición sentado soportan alrededor del 75 % del cuerpo.





Publicado: 25 de Junio de 2015